martes, 27 de noviembre de 2012

El cambio a la sociedad actual



Cuando hablo de sociedad, utilizo el término “la” sociedad y no “nuestra” sociedad, porque mi reflexión en este caso es sobre la sociedad a nivel global, ya que como Argentino en España hace unos 10 años, también podría hablar de la sociedad en mi país, pero creo que ese caso en concreto necesitará un capítulo aparte que seguramente comentaré en otro momento. Luego de ésta aclaración, ya puedo hablar del término sociedad sin referirme a una u otra en particular.

Lo que me hace reflexionar en este caso, es principalmente, el valor que le damos a las cosas por encima de las personas; en la sociedad actual, cuando conoces a una persona, una de las primeras preguntas que te hace – si no es la primera - es ¿a que te dedicas?, haciéndome dudar si la pregunta es porque no se le ocurre otra cosa o porque realmente es lo que más le interesa, - no sé - , generalmente cuando no se tiene nada que decir, hasta donde yo sé, se habla del tiempo, algo así como: “…empezó a hacer frío, no?....”. Por eso dudo si realmente es lo primero que le interesa a la gente o no.

Pensémoslo objetivamente, ¿realmente cambiará en algo el resto de la conversación dependiendo de mi respuesta a esa pregunta? La respuesta más sencilla es: No, pero como pasa en otros aspectos, la teoría no siempre se cumple en la práctica, momento indicado para citar:

 “el sentido común es el menos común de los sentidos”

Esto indica la sociedad consumista o materialista que hoy existe, en la que se te encasilla o se te etiqueta según lo que tienes o a lo que te dedicas; y valoran menos el quién eres, o las cosas que te gustan.

Lo que me extraña de todo esto, es que la sociedad actual, por lo general, se ha criado en los años ’70, ’80 o ’90 con poquitas cosas, sin consolas, móviles, ordenadores portátiles, cuando se preguntaba “como estas” y no si te has comprado el último iPhone o si te bajaste tal aplicación; que pasó en los últimos 30 años para llegar a la forma de pensar actual? Si la sociedad que se crió con pocas cosas – pero felices – llego a éste punto, a cual llegaran los niños que se crían hoy con esta forma de pensar, prefiero no imaginármelo.

Álbum de los  Thundercats
Yo aún recuerdo la mayor ilusión que podía tener un niño en los años ’80, y no era otra más que cuando encontraba el cromo que finalmente completaba su álbum, o colgarse de los árboles que se convertían en naves espaciales, terminaban con las rodillas peladas, en algunos casos con la suela del zapato gastada por meter el pié contra la rueda de la bici para frenar; y pienso en la ilusión de los niños de ahora, y no es otra que comprarse el último juego Call of Duty de la Playstation, que de hecho facturó 500 millones de dólares en 24 horas; algo diferente a lo que recaudaba nuestro kiosquero cuando nos vendía el álbum de cromos.  ¿Niños colgados de los árboles? ¿Que es eso? Ya no existe, ahora lo hacen desde el salón de su casa, con la consola Wii.

Si nos paramos a pensar, vivimos desactualizados, cualquier cosa que compremos, a los pocos días saldrá la nueva versión, dándonos la sensación de estar anticuados – o es lo que nos quieren hacer creer – y generan una necesidad que no teníamos, que pareciera nos causa infelicidad. Nosotros, que usábamos ropa usada por nuestros hermanos y éramos felices, que nos regalaban un camión Duravit, y ya teníamos juguete para varios años…. Despertémonos! No sigamos a éste ritmo, no enseñemos este materialismo a la nueva generación, que aprendan a valorar a las personas, el desarrollo intelectual por encima del económico.

Podría alargarme mucho más, como también decir, que las nuevas tecnologías tienen su parte buena para el desarrollo social; pero estoy completamente seguro, que si pensamos ahora por un momento en lo felices que éramos con muy poquitas cosas, no podremos dejar de esbozar una sonrisa y asentir con la cabeza.


votar

1 comentario:

  1. Como él no ha podido publicar el comentario, transcribo la opinión de un amigo (Daniel):

    ".a lo que comentas le llamo "impersonalidad ciudadana" gente sin alma. con mucho "porte" por eso. Prejuzgamos sin saberlo, todo ello por la influencia, casi inconsciente de los medios de comunicación y la relación marca-status-bienestar....tendemos a la comunicación virtual....pronto haremos el amor con un visor 3D y una vagina electrica.."

    Gracias por el comentario..

    ResponderEliminar